La Tomatina de Buñol: historia y tradición de la Fiesta del Tomate

La Tomatina de Buñol: historia y tradición de la Fiesta del Tomate

La Tomatina de Buñol es una de las fiestas más singulares y conocidas de España. Cada año, el último miércoles de agosto, este pequeño pueblo valenciano se transforma en un campo de batalla lleno de color rojo, donde miles de personas de todo el mundo se lanzan tomates maduros entre sí. A lo largo de este post, se explorará la historia, las tradiciones y las curiosidades que rodean a este evento tan especial.

También te recomendamos...

Orígenes y Evolución de la Tomatina

La historia de la Tomatina se remonta a 1945. Durante un desfile de gigantes y cabezudos, unos jóvenes intentaron participar en la comitiva de manera espontánea. En medio del entusiasmo, hicieron caer a un participante, quien, enfadado, comenzó a golpear todo lo que encontraba a su paso. La casualidad quiso que hubiera un puesto de verduras cerca, por lo que la multitud empezó a lanzarse tomates unos a otros hasta que la policía intervino para detener aquella incipiente pelea. Al año siguiente, los jóvenes repitieron la hazaña, esta vez llevando tomates de sus casas. Aunque la policía volvió a dispersar la batalla, los años siguientes la tradición continuó, y así nació la Tomatina.

En los primeros años, la fiesta fue prohibida en varias ocasiones hasta que en 1957, debido a la presión popular, se instauró de manera oficial. Desde entonces, la Tomatina ha crecido en popularidad, convirtiéndose en un evento internacional que atrae a miles de turistas cada año.

Tomatina de Buñol. Foto: latomatina.info

Desarrollo de la Fiesta

La Tomatina se celebra en la plaza del pueblo y sus calles aledañas. El evento comienza con el «palo jabón», un poste engrasado con un jamón en la punta que los participantes intentan escalar. Una vez que alguien logra descolgar el jamón, se da inicio a la batalla de tomates.

A las 11 de la mañana, camiones llenos de tomates entran en la plaza y los tomates son distribuidos entre la multitud. Durante una hora, los participantes se lanzan los tomates sin tregua, creando un espectáculo visual impresionante. Es importante destacar que los tomates utilizados son de baja calidad y se cultivan específicamente para la fiesta, ya que no son aptos para el consumo.

Normas y Curiosidades

Para garantizar la seguridad y el buen desarrollo de la Tomatina, existen una serie de normas que los participantes deben seguir. Entre ellas se encuentran:

  • No romper camisetas: Aunque es una tradición arrancar camisetas, esta práctica está prohibida para evitar lesiones.
  • Aplastar los tomates antes de lanzarlos: Esto se hace para reducir el impacto y evitar daños.
  • Mantener una distancia segura de los camiones: Para prevenir accidentes con los vehículos que transportan los tomates.
  • Detenerse al escuchar el disparo de agua: Este sonido marca el final de la batalla y es una señal para que los participantes dejen de lanzar tomates.

Una curiosidad interesante es que, después de la batalla, los bomberos locales utilizan mangueras para limpiar las calles, mientras que los participantes suelen dirigirse al río Buñol para quitarse los restos de tomate.

La Tomatina no solo es un evento local, sino que ha adquirido una dimensión global. Medios de comunicación de todo el mundo cubren la fiesta, y cada año aumenta el número de turistas internacionales que participan en ella. La influencia de la Tomatina ha sido tal que en otros países, como Colombia y Chile, se han organizado eventos similares.

La Tomatina de Buñol es mucho más que una simple batalla de tomates. Es una celebración de la alegría, la camaradería y la tradición que ha perdurado durante décadas y ha evolucionado hasta convertirse en un fenómeno internacional. Con su historia fascinante y su ambiente festivo, la Tomatina sigue siendo uno de los eventos más esperados del verano español, atrayendo a miles de personas que desean experimentar la emoción y el colorido de esta singular fiesta.

También te recomendamos...